El blog de un aprendiz de tlamatque


Cuídate
mayo 8, 2013, 6:08 pm
Filed under: Uncategorized

Te fuiste con el adiós de siempre, sin dejarme alcanzarte como te lo pedí. A nadie más puedo cantarle: “Yo siempre fui una lacra y tú eras del cuadro de honor…” Pero tú no lo sabes ni lo sabrás. Cuídate.



Entre lo material y…
mayo 6, 2010, 4:51 pm
Filed under: Uncategorized | Etiquetas:

¡Qué belleza! ¡Qué tacto! ¡Qué olor! !Ahhhh! Sí, todo por un módico precio de medio millón de pesos. Entonces, la belleza se puede adquirir, la belleza es inanimada, la belleza es fría, la belleza es… ¿alcanzable e inalcanzable? ¿Por qué no puedo alcanzarla? ¿Será que esa no es belleza de verdad? ¿Será que es “belleza de consolación”?

Pobres los que no alcanzamos a la “belleza de consolación” y tampoco a la verdadera belleza. Tal vez alcanzamos a la segunda y no nos damos cuenta y por eso partimos en busca de la primera. Sin importar qué tendremos y qué no, observarla (en cualquiera de sus modalidades), soñar con ella, imaginar con ella, es hermoso.



Voz
abril 27, 2010, 4:51 am
Filed under: Uncategorized | Etiquetas:

Haré de mi voz mi fuerza, de mis ojos tus ojos, y de mi alma tu paz.



Escuela de tiro a corazones con arco
abril 25, 2010, 4:51 pm
Filed under: Uncategorized | Etiquetas:

Qué formas tan curiosas tiene la vida de decirnos que alguien no es la persona “indicada”. Duele bastante descubrir el mensaje casi subliminal pero uno tiene que tener el valor de verlo y decir “es cierto”. Después le damos vuelta a la hoja y comezamos a buscar de nuevo.

Hay quiénes no padecen estos mensajes de la vida, será suerte o un don o lo que sea, el caso es que disparan a corazones con puntería perfecta. A “ésos” todo les sale bien y a veces demasiado bien. ¿De qué dependerá el tener mala o buena puntería en este juego? Debería haber una escuela de tiro a corazones con arco, no se daría abasto con tanto cliente dispuesto a pagar lo que fuera por aprender.



Un viejo amigo y enemigo
abril 24, 2010, 2:03 pm
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: ,

Cuando este loco de remate palpita demasiado por un futuro incierto, mejor quitar años y volver al dolor ya dolido que por antiguo es más cierto que la realidad.



Se busca
abril 24, 2010, 5:27 am
Filed under: Uncategorized | Etiquetas:

Cuando era niño yo no jugaba con mis carritos, eran muy caros así que los “coleccionaba”. Eso mismo hacía con todos mis juguetes. No creía en superhéroes porque lo más cercano a ellos que conocía eran mis papás, y distaban mucho de ser Batman o Spiderman.

Dicen que era un “señorcito”, no entendían que lo que pasaba era que la había corrido de mi cabeza; no había lugar para Ella. Por su culpa sufrí, tuve esperanza y luego la perdí, me negué a ver a la realidad y luego la realidad me pellizco hasta hacerme llorar. Nuestra relación no era buena, no. La engañaba con chocolates para que se entretuviera; sólo era libre mientras dormía, se aprovechaba de que estando inconsciente no podía ser el guardia de su celda.

Después de años de libertad limitada a sueños, se fue. No la vi irse, no importa, si la hubiera visto no habría hecho nada por detenerla. No había lugar para ella en mí.

Ahora todo aquí adentro es distinto. Necesito su aliento, la realidad me está asfixiando. Un peluche parlante podría caerme bien, mejor que vengan Snoopy y Don Gato a jugar. Pero es escurridiza más allá de lo posible; a veces me saluda de lejos y se ríe mientras corre.

Desearía me diera tiempo para decirle “¡Perdón!” y ofrecerle ser yo el preso esta vez. Si alguno la ve, por favor dígale que quiero hablar con ella, que es tan urgente que en mis ojos ya sólo se ven reflejos.



Sin paracaídas
abril 24, 2010, 5:05 am
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , ,

Entre más alto volamos, desde más alto caemos. Por un instante, de nuevo, olvidé los peligros de la altura. Me elevé más rápido que un cohete. Ahora ya no hay combustible para mantener el vuelo, al parecer no era de verdad, era sólo un sueño que en la cabeza de alguien (tal vez la mía) existió.

Quiero soñarte pero no quiero que seas un sueño. Ven, te necesito como nunca.